La respiración y la ansiedad

Publicada en Publicada en Meditaciones guiadas, Salud y sexualidad

respiración y meditaciónRespirar es lo primero que hacemos nada más llegar a este mundo, es algo que nos acompañará a lo largo de toda nuestra vida. Respiramos en automático, sin poner atención a cada inhalación y exhalación, no damos la suficiente importancia a este acto tan valioso y maravilloso que hace nuestro organismo.

Cuando nuestro cuerpo está contraído, la respiración es más limitada, disminuyendo el oxígeno en sangre, cuando el cuerpo está relajado y flexible, la respiración es más amplia.

Controlando la respiración puedes disminuir la ansiedad y estrés, tener ansiedad hace que respiremos de forma acelerada, pero respirar de forma incorrecta acelera nuestras posibilidades de sufrir ansiedad.

No hace falta que llegues a un punto de histeria para ponerte a respirar conscientemente, puedes habituarte diariamente por las mañanas antes de salir de casa, o mientras conduces en dirección al trabajo, a centrarte en la respiración sintiendo con cada inhalación que tu cuerpo se inunda de paz y tranquilidad, sientes como se relajan tus hombros, como bajan los brazos, el abdomen se libera de tensiones, y los pensamientos negativos y obsesivos se desvanecen

Si todavía no estás acostumbrado a realizar esta práctica por ti solo, puedes escuchar la meditación de iniciación guiada por mí donde nos centraremos en la respiración.

Consejos para calmar la ansiedad y estrés con la respiración:

  • Lo primero y más importante acostumbrarte a realizar esta práctica diariamente, no esperes a verte pasando un mal rato, si te acostumbras a respirar conscientemente los episodios de ansiedad serán más fácil de controlar.
  • Si puedes cierra los ojos, y lleva tu mano al abdomen para sentir como aumenta y disminuye con cada respiración, así será más fácil centrar tu atención, sino puede llevar tu mano al abdomen porque estás conduciendo, trabajando… siente entonces como entra y sale aire por tus fosas nasales.
  • Respira a la vez con el diafragma, una respiración óptima debe poner en funcionamiento el diafragma, ya que permite que el oxígeno llegue a todo el pulmón y no tan sólo a parte del mismo.
  • Inspira por la nariz durante cuatro segundos, mantén la respiración durante dos, puedes visualizar que entra dentro de ti una luz , puede ser del color que más te guste, blanca, azul, rosa… sintiendo que es una luz de sanación 
  • Exhala el aire lentamente por la boca, durante seis segundos, tienes que sentir como sale el aire de tus pulmones poco a poco .
  • Repite el proceso durante 10 veces, varias veces al día

Espero que os sirva de gran ayuda estos consejos para controlar la respiración y con ello la ansiedad

Si tenéis cualquier duda, o queréis compartir alguna experiencia podéis dejar vuestro comentario al final de este post,¡ hasta pronto!

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *